¿Resuelto el misterio del paisaje de la Mona Lisa?

Curiosidades

El cuadro que tantos misterios ha suscitado...

 

La Mona Lisa, la enigmática obra pictórica de Leonardo da Vinci, sigue dando que hablar. En esta ocasión, una historiadora de arte italiana asegura haber identificado el paisaje que envuelve a la mítica figura. Carla Glori considera que el puente de tres arcos, que aparece sobre el hombro izquierdo de La Gioconda, pertenece a Bobbio, un pueblo situado en una colina en la zona rural del sur de Piacenza, al norte de Italia.

Su teoría se basa en el reciente descubrimiento de otro historiador de arte, Silvano Vinceti, que identificó los números 7 y 2 del arco del puente de piedra. Glori asegura que los números pertenecen a la referencia 1472, el año en el que el desbordamiento del Río Trebbia provocó unas inundaciones que destruyeron el puente de Bobbio, también conocido como el Ponte Gobbo o Ponte Vecchio (Puente Viejo).

La tesis de la historiadora ha sido plasmada en una obra que lleva por título “El enigma de Leonardo”.

Durante varios siglos, las interrogantes sin respuesta acerca de la obra de Leonardo han ido creciendo, creando pasiones en muchos autores e investigadores. Pese a la gran cantidad de preguntas, las respuestas a las mismas no suelen ser del todo convincentes, dejando abierto el debate. Especialmente durante los siglos XIX y XX, las teorías acerca del origen de la modelo, la expresión de su rostro, la inspiración del autor y otras tantas, han tomado gran protagonismo y obligan a un análisis histórico y científico profundo.

En el siglo XVI Leonardo da Vinci pintó la Mona Lisa dando el efecto de que la sonrisa desaparezca al mirarla directamente y sólo reaparezca cuando la vista se fija en otras partes del cuadro. El juego de sombras potencia la sensación de desconcierto que produce la sonrisa. No se sabe si parece sonreír o si es una sonrisa llena de amargura. Por otro lado las manos sobre el vientre han hecho pensar a varios investigadores que la modelo se encontraba embarazada en el momento de posar.

El título oficial de la obra es Gioconda, que se justifica debido a que Giocondo era el apellido del esposo de la retratada, Lisa Gherardini.

Este título aparece documentado por vez primera mucho después de la muerte de su autor, por lo cual no pudo ser Leonardo quien le pusiese dicho título; por otro lado, se sabe que Leonardo no acostumbraba titular sus obras.

Con respecto al nombre de Mona Lisa, más usado en fuentes anglosajonas, Monna es el diminutivo en italiano de Madonna, que quiere decir mi señora. De cualquier manera, el nombre más popular en Italia es Gioconda.

 

“La pintura es poesía muda; la poesía pintura ciega.”

Leonardo Da Vinci

Isaac Asimov y su casi milimétrica visión del futuro en 1988

Ciencia, Curiosidades

 

1988, la época en la que nací. Ya han pasado 22 años de eso y, mirándolo con perspectiva, te das cuenta de lo MUCHO que ha cambiado el mundo en tan poco tiempo y a una velocidad de vértigo y, además, en todos los aspectos: social, cultural, tecnológico…

Por si alguien no conoce a Isaac Asimov os comentaré en una breve reseña que fue un escritor y bioquímico soviético, nacionalizado estadounidense. Nacido en Petróvichi, en la entonces República Socialista Soviética de Bielorrusia, exitoso, y excepcionalmente prolífico, de obras de ciencia ficción, historia y divulgación científica.

La obra más famosa de Asimov es la serie de la Fundación, también conocida como Trilogía o Ciclo de Trántor, que forma parte de la serie del Imperio Galáctico y que más tarde combinó con su otra gran serie sobre los robots. También escribió obras de misterio y fantasía, así como una gran cantidad de textos de no ficción. En total, escribió más de 500 volúmenes y unas 9.000 cartas o postales. Sus trabajos han sido publicados en 9 de las 10 categorías del Sistema Dewey de clasificación.

Asimov, junto con Robert A. Heinlein y Arthur C. Clarke, fue considerado en vida como uno de los “tres grandes” escritores de la ciencia ficción.

Pues resulta que en 1988 este señor en una pequeña entrevista prácticamente acierta de una manera sencillamente asombrosa lo que iba a ser el futuro por estos años.

Como siempre para los que soléis llevar prisa podéis estar tranquilos, la entrevista/video apena dura unos 3 minutos y medio.

 

“No tengo miedo a los ordenadores. A lo que tengo miedo es a la falta de ellos”.

Isaac Asimov