Fotos del día a día

Fotografía

Como dije en otro post, normalmente siempre intento llevar una pequeña cámara digital en el bolsillo, por lo que pudiera pasar. Imaginaos que se me cruza un Ovni en plena gran vía o que presencio un hecho estrambótico, e incluso la más pequeña escena cotidiana, son dignas de una fotografía. Muchas veces incluso me doy un pequeño paseo para despejarme y buscar alguna fotografía que me llegue. Creo que pese a todo, los hechos cotidianos son los que más me llegan o será que últimamente estoy en una etapa de más o menos tranquilidad y aprecio ese tipo de momentos.

 

Anuncios

Mi particular oda a los 80 y 90…

Personal

Hoy me encuentro nostálgico. Normalmente me suelen suceder días de lluvia como hoy, que por cierto, me encantan. Días de lluvia como estos me los suelo pasar de manera melancólica, recordando mi infancia y la suerte que tuve de poder vivir una muy buena. Hoy no será una entrada de texto, hoy será una entrada de imágenes. Sin lugar a dudas creo que la época que con más cariño recuerdo es toda la perteneciente a los 90, ya que yo soy del 88 es ahí donde se dio toda mi infancia.

Con esto no quiero decir que estos tiempos me parezcan malos o peores, no, nada es blanco o negro, ni siquiera los recuerdos de la infancia pese a que en nuestra mente aparezcan muy difuminados. Ahora por otro lado tengo todo lo que quiero prácticamente, persigo mis sueños, tengo gente a mi lado que me quiere y tengo la ENORME suerte y, poco valorada, de que no me falte de nada, ¿pero todo eso no lo valoramos verdad?. ¿Porqué vivimos más en el pasado que en el presente?. Yo sin duda lo que más hecho de menos no es mi infancia “per sé” si no la visión que teníamos cuando eramos unos niños, donde todo nos parecía una aventura, de todo nos sorprendíamos y los días se hacían ridículamente eternos pese a divertirnos como nunca. Eso es lo que yo hecho de menos, esa visión inocente y feliz de la vida.

Pienso firmemente que, pese a nuestra coraza de adultos rutinarios y cerrados, hay un niño dentro, un niño que nunca se ha ido. Y es que yo a veces, solo a veces, consigo volver a ponerme esos ojos de niño y ver la realidad de otra manera…

Ahí van unas cuantas “cosas” que me transportan instantáneamente a esa visión y seguramente a ti también te ocurra si eres de la misma época:

¿Quién no ha visto esta serie?

Las películas "Timburtianas"

¿Quién no la ha tenido?

Otro clásicazo

¡Curro!

Una de las herramientas de los recreos

Estos me acompañaban al mediodía

Y estos por las mañanas de verano

 

Spielberg y su máquina de sueños

 

 

La gran leyenda

 

 

En busca de los templarios...

 

Me encantaban los parajes del juego

 

Me enseñó a ser un rebelde sin causa

 

Ha sido la única manera en la que me ha interesado realmente el fútbol

 

Lloré y descubrí que me fascinaban los meteoritos y sus orígenes

 

Una de las películas que más me marcó y de mis favoritas de por vida

 

Aún recuerdo lo mucho que me marcó la escena del callejón...

 

Descubrí la historia del barco más fascinante de la historia

 

No sé cuantas veces pude ver esta película, la recuerdo nítida en mi cabeza

 

Otra que junto a las de Tim Burton me ví no secuantas veces

 

¿Qué niño no se ha emocionado con está?, ¿nunca has soñado con ser el rey?

 

Tenía juguetes, veía los dibujos, me hice máscaras...

 

Una vez me di con una punta en la cabeza

 

Siempre he tenido varias pero nunca he jugado con ellas

 

Con estos eras dios

 

Se que era poco menos que un pecado pero... me encantaba ir al videoclub a alquilarla

Esto en verano = felicidad

Otra de las clásicas a mediodía

Fue la primera que tuve

Creo que llegué a tener una colección bastante respetable. Me encantaban los intercambios entre amigos.

Me lo pasaba pipa viéndolo los viernes por las noches con mi bocata de salchichón

Una de mis series favoritas

Tu tampoco te escapas

A Hugo lo recuerdo más vagamente... pero tenía una camiseta suya

Llegué a pensar de verdad que los juguetes tenían vida

 

Uno de mis primeros juegos para psx, como disfruté este y el dos

 

Creo que fue el primero que alquilé y jugué de la saga

 

Pero este fue el que más me marcó

 

Ha pasado sin pena ni gloria pero a mi en su día me encantó esta saga, tenía juguetes, me sabía los diálogos y aún a día de hoy acabo escuchando el tema principal de la película

 

¡Que granderl!

Los tenía todos

 

Otro que me marcó

 

 

Nunca la tuve pero recuerdo haberla querido desde que la vi por primera vez. Al final cayó la psx.

 

Quiero un maldito Delorean!

 

Como me entretenía con el muelle y las escaleras

 

Mis primeros momentos como compositor

 

Me ha acompañado toda mi vida y ahora me sigue acompañando

Esta fue la que causó furor en el patio, mismo color

 

Junto con esto por supuesto. Cuantos y cuantos vicios a este juego por la calle

 

Me encantaba mezclarlas

 

Lo tuve hasta que se rompió el jodio, eso sí, duro lo suyo

Te juro que me creía un mago de verdad

 

Y como van siendo horas intempestivas... se acabó

Domingo de senderismo

Fotografía

Este fin de semana ha sido uno de esos fin de semanas que es posible que recuerde con cariño. Un gran viernes viendo el concierto de un amigo que, junto con su grupo, imitan de una manera increíble a los legendarios Beatles. Un buen sábado que, pese a la gran derrota deportiva ocasionada, terminó con un Crash Team Racing a 4 mandos en el bajo de otro amigo. Menudas risas y piques, como en los viejos tiempos.

Y finalmente un gran domingo donde, viendo el grandioso tiempo primaveral que hacía, he decidido ir por primera vez a hacer una ruta de senderismo de unos 18 kilómetros que hemos tardado aproximadamente unas 3 horas y algo en completar. Creo que hacía tiempo que no estaba tanto tiempo en contacto con la naturaleza y, ¿sabes qué?, me ha sentado genial. Cuantas sensaciones, olores y calidez del sol que hemos pasado esta mañana. Nos ha gustado tanto que hemos decidido que vamos a intentar hacer una salida de este tipo todos los domingos que además nos viene genial para desconectar de todo.

Como no podía ser de otra manera había que aprovechar la salida de la mañana para realizar unas cuantas fotografías y de paso estrenar el nuevo zoom que tengo para la cámara. Pondré unas cuantas aquí y, como siempre digo, quien quiera ver el resto tiene a su derecha el enlace directo a Flickr, aunque no son ninguna obra maestra por suerte. Sigo aprendiendo.

Y aquí acaba todo por hoy. Me dejo bastantes fotos en el tintero y algunas más que me he quedado con ganas de hacer que en otra vuelta, no muy lejana, intentaré capturar. Mi consejo es que si observais que va a hacer buen tiempo ese día o esa misma mañana os dais cuenta de que hace un tiempo primaveral en pleno invierno… no os lo penséis más, coger y salir inmediatamente a dar un paseo por la naturaleza, en especial si, como es mi caso, la tenemos prácticamente al lado. A veces no sabemos las sensaciones que nos perdemos por apalancarnos en nuestra casa. Yo estoy deseando repetir.

Diario de una odisea espacial (I)

Videojuegos

No recuerdo nada… de pronto me encuentro aparentemente en una nave espacial que no para de arder y temblar.  Cre0 que algo nos está atacando de manera devastadora. ¿Quién soy?, ¿cuál es mi rostro?. Ahora mismo nada de eso importa, lo que realmente importa es que me encuentro en una nave, que  aparentemente otra nave nos ha atacado y que todo el mundo está huyendo rápidamente de aquí.

Buscando una salida como alma que lleva al diablo una tripulante -que aparentemente me conoce muy bien- me dice que Joker, el piloto de la nave, se encuentra en la cabina y no sabemos si sigue con vida o no. Casi instintivamente le digo que yo iré a su rescate y que le diga al resto de la tripulación que salve su culo rápidamente pero, ¿por qué tengo este instinto de salvar al tal Joker? y más importante, ¿por qué me es tan familiar su nombre?. Sin pensarlo demasiado corro en su busca hasta la cabina logrando sortear los temblores de la nave y el fuego que, cada vez más, inunda todos los pasillos como un virus letal. Mientras llego a las escaleras del fondo, escucho la voz del tal Joker por el sistema de altavoces de la nave. Como puedo llego hasta la cabina donde veo al piloto y observo como el muy cabezón sigue intentando salvar la nave de su inminente destino. “Su cara me es muy familiar…” me digo, en cualquier caso corro rápidamente y, en vista de que me llama capitán, le ordeno que no sea estúpido y que vaya a una cabina de emergencia, que morir con una nave no merece tanto la pena como vivir. Finalmente logro convencerlo, pero a que precio… Me doy cuenta que la nave cada vez está más destrozada y que si no me busco rápidamente una salida de nada me valdrá recordarlo todo porque solo seré un fiambre más en el espacio profundo. He perdido demasiado tiempo…


Lo siguiente que recuerdo aun está muy confuso en mi mente… de pronto una gran explosión me alcanza y me propulsa irremediablemente hacia el espacio. Recuerdo, durante una fracción de segundo, una bella escena y paz, mucha paz… y justo frente a mi un enorme planeta. Lo siguiente que pasó por mi cabeza fue que de pronto una gran fuerza me succionó hacia el planeta con una potencia descomunal y después de eso… dolor, mucho dolor. Recuerdo notar como mi piel se quemaba y desintegraba rápidamente.

Recuerdo morir.