Los pequeños granos de arena en la vida.

Personal

Escribo esta entrada a causa de una lectura de un pequeño fragmento literario que he visto esta mañana. Me ha llamado bastante la atención porque de vez en cuando hay que darle al PAUSE y reflexionar un poquillo.

El texto en cuestión está escrito por una mujer de 85 años que padecía una enfermedad terminal. Partamos de ello.


“Si tuviera que vivir mi vida otra vez, intentaría cometer más errores. No sería tan perfecta. Descansaría más. Sería más flexible. Me divertiría más de lo que me he divertido en ésta. De hecho, me tomaría muy pocas cosas en serio. Sería más loca. Sería menos higiénica.

Correría más riesgos. Viajaría más. Escalaría más montañas. Me bañaría en más ríos. Iría a más lugares en los que nunca hubiera estado antes. Comería más helados y menos judías.

Tendría más problemas reales, pero menos imaginarios.

¿Sabes? Yo he sido una de esas personas que viven profilácticamente, sana y pulcramente hora tras hora y día tras día. ¡También he tenido mis momentos! pero si pudiera empezar de nuevo, tendría más momentos de esos, momento a momento.

Yo he sido una de esas personas que nunca van a ningún sitio sin un termómetro, una botella de agua caliente, un jarabe para hacer gárgaras, un impermeable y un paracaídas. Si tuviera que vivir de nuevo, la próxima vez mi equipaje sería más ligero.

Si viviese de nuevo en la primavera comenzaría a andar descalza antes y seguiría descalza hasta mucho más avanzado el otoño.

Si pudiera vivir otra vez asistiría a más fiestas, vería más atardeceres y jugaría con más niños.

Pero como ves, no voy a vivir otra vez”

Anuncios